Sobre a tristeza, por Renato Russo…